Lo sentimos mucho.

Estás utilizando un navegador obsoleto. Para ver esta página web necesitas
un navegador más moderno, como Internet Explorer 11, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Puedes obtenerlos aquí. De nada.

El Blog

¿Cómo deciden los mosquitos a quién pican?

Seguro que más de uno os sentís identificados con la siguiente escena. Estamos un grupo de personas reunidas al aire libre o alrededor de una mesa en casa con las ventanas abiertas porque es verano. De repente una de las personas descubre que los mosquitos la han “machacado” a picaduras, mientras que el resto del grupo siguen indemnes y disfrutando del verano. Esperemos que muy a menudo no seas tú la víctima escogida. Si es así o si simplemente quieres saber por qué ocurre que los mosquitos muestran preferencia por algunas personas te daré algunas pistas.

Aunque antiguamente se decían que los mosquitos mostraban preferencia por la sangre más “dulce”, los resultados científicos no acaban de ser concluyentes.

Los mosquitos se guían básicamente por sus sentidos, entre los que destaca por encima de todos el olor. Cada persona tiene un olor particular, determinado por cerca de 400 tipos de compuestos que exudamos a través de nuestra piel. La genética es la que determina esta composición, así como los tipos de bacterias que forman parte de nuestra flora cutánea, de forma que en el fondo, el motivo de que los mosquitos les piquen más a unos que a otros, está escrito en nuestro ADN.

También es posible darle la vuelta a la tortilla, y quizá no es tanto que unos tipos de olores corporales sean más atrayentes sino que hay personas que – sin darse cuenta y también en función de sus características genéticas-  sean capaces de producir sustancias que suponen un mecanismo de defensa natural frente a los insectos.

Uno de los componentes del sudor, que conforman nuestro olor es el ácido láctico. Las personas que emiten concentraciones más altas de ácido láctico resultan más atractivas para los mosquitos. Siento decir que el mayor volumen corporal predispone a mayor producción de ácido láctico y algunas condiciones fisiológicas como el embarazo, también.

Asimismo el propio sudor y el aumento de la temperatura corporal atraen a los mosquitos, que detectan que allí “hay vida”. También la emisión de dióxido de carbono de nuestra respiración, que es mayor en personas de mayor edad o por ejemplo si se está realizando alguna actividad física.

También hay quien dice que las mujeres son “más fáciles” porque tienen la piel más fina y las ropas de color oscuro también pueden resultar más atractivas….

En resumen, cuanto más calor, más movimiento, más sudor y más actividad física, más probabilidades de picadura.  La mala noticia es que contra tu propia genética –si resulta agradable a los insectos- no vas a poder luchar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esteve más cerca